16 oct. 2013

Sencillo, original y barato

Hoy me he levantado con ganas de escribir y no me refiero a publicar en el blog, que también, sino a mano.

Hace tiempo, unos cinco meses ya, que estamos viviendo en el piso después de otros cuantos meses de la reforma integral de éste, y aunque parezca mentira todavía no tenemos el letrero con nuestro nombres en el buzón.
La verdad es que yo buscaba algo diferente para indicar quienes moran en el entresuelo segunda y tenía claro que no quería el típico letrero hecho en el ordenador, pero así van pasando los días, semanas, meses y hasta hoy...
Además, otra de las cosas que me han inducido a ponerme manos a la obra es el tema de los vecinos. Sobre todo hay una señora joven que tiene bastante conversación, ya sea sobre los animales -tiene un perro entrañable-, ya sea para reclamar la limpieza del rellano de la inquilina, o del manido y trillado "tiempo". La semana pasada estuvimos Javier y yo como 15 minutos hablando con ella sobre su perro y nuestro gato, veterinarios y demás, y a pesar de conversar y dirigirse a ambos, sólo le nombraba a él, pues ya le conoce por vivir allí hace unos años. Seguro que, junto al resto de propietarios, ha fisgoneado el buzón para conocer mi nombre, con lo cual, pensamos que ya era hora de desvelárselo.

Así pues, con unas cartulinas de color y un rotulador punta fina, me he dispuesto a practicar caligrafía y he aquí los resultados... Ahora sólo falta decidir cuál ponemos... y repasarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

AHORA TE TOCA A TI, ESCRIBE... Me gustará leerte