10 may. 2011

Sale el sol

Se cumplía la mayoría de edad en cuanto a semanas del año 2011, sin embargo no había nada que celebrar en el campo didáctico-artístico-emocional. Se trataba de una serie de cinco días más bien tediosa y pesada que azotaría el ánimo creativo de los más sensibles, como el de quien escribe.
Cada vez tengo más claro que no hay semanas independientes aunque así lo dicte el calendario. Los primeros días de una sucesión de siete se originan con los últimos de la anterior y los últimos de la misma se enlazan a los primeros de la siguiente. Yo puedo hacer un pronóstico bastante acertado de cómo empezaré una semana según haya acabado la pasada, siempre hablando del campo de las emociones y de sus causas y efectos.

A veces no hago lo que debiera, otras simplemente no hago y ambas cosas no son óptimas, así que la semana pasada no empezó bien. A ello le sumamos un examen nulo de envejecimiento de látex para cine que sólo había practicado una vez, con nervios añadidos por hacerlo sobre la cara de mi hermano Javi. Él estuvo genial, ejemplar, era yo la sufridora que padecía por él, mas él disfrutó sólo por verme en un lugar relacionado con el arte y las técnicas pictóricas, creo que se sintió orgulloso. Mañana es la corrección pero ya nos avanzaron durante la semana en cuestión que había salido fatal. El hastío que coronó el quinto día fue la corrección del examen de belleza, no se salvó ninguno, todo eran peros, y de peros y poros se llenó mi aliento que se fue para casa junto a una creatividad también mermada.
Mi psique, esta vez, y mi voz interior estaban ahí para alentarme con la promesa de un mañana mejor, y esa tarde empezarían a percibirse los primeros rayos del sol con la llegada de mi ordenador con su puesta a punto gracias al doctor López, y de la ley de causa y efecto, de modo que me había propuesto para las prácticas del sábado y he ahí el que se dibujó como el mejor día de la semana, hasta entonces. El estudio fotográfico de Rafa para una sesión de la agencia Francina que empezó a salvar mi infausta semana, junto a los chicos y chicas de 16 años que eran adorables y la estilista que escuchaba mis opiniones. Da gusto trabajar rodeada de ese buen ambiente, disfrutar del oficio y de jornadas de colaboración que, aunque gratuitas, te aportan mucho. Incluso pude llegar a vislumbrarme como diseñadora de cejas.
Todavía faltaba el séptimo día y tenía un plan especial y diferente, original y sofisticado: http://www.flickr.com/photos/angelamoraccessories/5700329929/in/pool-1575471@N25/
Salí de casa a lo Sarah Jessica Parker en Sexo en Nueva York, con un tocado espectacular hecho a mano, y me fui andando hacia Paseo de Gracia, al evento, desafiando las miradas y/o comentarios y a mi misma vergüenza. Aquello era un desfile de buen gusto y artesanía que reposarían en majestuosas testas como las que me acompañaban a mí, Fele Martínez, una artista sacada de los años 20, una bruja con deseados zapatos rojos y un ilusionita que sacaba de su chistera a un chiguagua llamado Paulo. Fueron la mejor compañía durante todo el día, junto con las voces vespertinas del Camp Nou que llegaron a la montaña de Pedralbes y erizaron mi vello braquial.

Así que hoy he empezado la semana 19 del presente año con otra cara, otro arrojo y no he parado en todo el día, ahora solo cabe esperar que la actitud siga en línea, el pez que se muerde la cola, el ayer y el mañana.
Y como es de bien nacido ser agradecido.... MUCHAS GRACIAS!
http://www.flickr.com/photos/beceene/5702780113/

1 comentario:

  1. Me encanta.muchas gracias x la parte que me toca,o eso creo interpretar.un pequeño apunte, te falto una cosa....OSTIA NEN.JIJIJI ;)BESOS

    ResponderEliminar

AHORA TE TOCA A TI, ESCRIBE... Me gustará leerte