24 abr. 2011

Una rosa, un libro, hechos y palabras...

Un 23 de abril más... Podría pedir una rosa de amor, un libro de interés que me hiciera ilusión de Eduard Punset, por ejemplo..., pero me conformo con la jornada transcurrida, con mi rosa azul sorpresiva, y con las voces de Jorges castellanas y alentadoras...
Hoy continúa una de esas semanas en las que piensas que la vida no merece la pena y que lo haces no te lleva sino a un pozo sin fondo, que puede ser bueno o malílisimo... Y ahora mismo diría que pésimo si no fuese por un par de Jorges lo más entrañables del mundo, uno gato-castellano y el otro berciano galego-castellano... Sin duda, hoy y durante toda la semana he tenido la sensación, como otras veces, de dar de comer al dragón, dos vacas, ovejas, bueyes..., hasta que me he quedado sin ningún animal. Como aquí, en el mundo real, no pinta nada el rey, tan sólo uno mismo, y a veces desconfío, vacilo y dudo, pero acabo llegando a la conclusión de que sí soy yo misma.
Me iba a dormir con esa sensación confusa pero tras felicitar a Jorge, me ha sido traspasada la energía y fuerza para derrocar al dragón: si éste se ha de comer a alguien, qué sea a mí misma y renazca una nueva. Con esa esperanza me voy a dormir para despertar mañana... Feliç diada de Sant Jordi, bons llibres i natura...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AHORA TE TOCA A TI, ESCRIBE... Me gustará leerte