25 jul. 2010

DKNY


Una salida fresca y vigorizante de chicas durante una cálida noche estival en la ciudad. Con esta sencilla y llana frase definiría yo este perfume.

DKNY es una fragancia fresca, floral y afrutada que fue creada por Donna Karan en 1999. Su descripción se basa en la frescura de aromas con cítricos y tomate en rama en la salida, un corazón de lirios y narcisos, e indicios de abedul en las notas de fondo.
La botella, en forma de romboide prolongado hacia arriba y de un color grisáceo-transparente, hace pensar en un gran edificio, una torre o, más oportuna y fielmente a su lugar de origen (New York), en un rascacielos.

Este Eau de Parfum, a pesar de su frescor y sin ser empalagoso, es muy persistente, tiene mucho cuerpo, muestra atrevimiento y descaro pero con la combinación adecuada para hacerlo fino y estiloso. Por ello, me evoca una quedada nocturna y sólo de féminas, que van a intercambiar ocurrentes fruslerías, confidencias, reflexivas dificultades y desternillantes risas. Sin ningún ánimo de lucro para la arrogancia de la seducción y el flirteo. Solamente para el sentimiento de libertad femenino y, a veces, pueril y gratificante de dejarse llevar y hacer chorradas por las calles, ajenas a los desconocidos viandantes y a los inmuebles de la ciudad.
Ayer tuvo lugar esa fiesta, con amigas, fumada de sisha, cena italiana, música y humor en directo y, por supuesto, DKNY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AHORA TE TOCA A TI, ESCRIBE... Me gustará leerte